Aprendizaje colaborativo.

aprendizaje-cooperativo1

Uno de los principales problemas con los que nos encontramos los profesores a la hora de hacer “trabajos en equipo” es cómo hacerlos sin que se arme mucho revuelo y de manera que este sistema mejore el aprendizaje individual. Trabajar por equipos, ya sea en pequeños o grandes grupos debe enseñarnos valores comunicativos y sociales y además aportar algo que el trabajo individual no consiga aportarnos, de no ser así la actividad está mal planificada y sería mejor realizarla de manera individual.

No voy a definir ahora qué es el trabajo colaborativo, en cualquier página de la webgrafía que adjunto o de un libro que enlazo lo podéis encontrar. Voy a comenzar hablando de los medios organizativos y de cómo utilizarlos, primero voy a tratar las actividades grupales en el aula (voy a denominarlas actividades en grupo), y para acabar hablaré de las actividades grupales que exigen un trabajo fuera del aula (que son los famosos trabajos en grupo y así vamos a denominarlos.)

  • Distribución de los grupos:

Para actividades en grupo las posibles agrupaciones son por parejas (grupo pequeño), en grupos de 3 a 5 personas (grupo mediano) o toda la clase (gran grupo.) Para los trabajos en grupo se suele utilizar el grupo mediano, aunque en ocasiones es aconsejable el grupo pequeño.

  • Distribuciones de los espacios:

Cuando trabajamos en grupo los espacios también deben variar los espacios a utilizar, para trabajar por parejas se puede mantener la distribución habitual del aula, que es en columnas de dos alumnos, pero para trabajar grupos medianos los mejor es unir las mesas en bloques de cuatro y que los alumnos trabajen enfrentados. Para trabajar en gran grupo podemos situar las mesas en el borde del aula formando una gran rectángulo, de manera que todos los alumnos estén enfrentados.

  • Distribución del tiempo:

Las actividades colaborativas, tanto actividades como trabajos deben estar limitadas en el tiempo, de manera que obligue a los alumnos a trabajar. Tanto si es por parejas, como si es en gran grupo deben tener un tiempo límite para hacerse. Para ello es bueno que los alumnos lo sepan desde el principio y que el tiempo sea visible para todos, una buena forma de que esto se cumpla es que se ponga en la pizarra digital un reloj de cuenta atrás como el de este enlace.

Para los trabajos en grupo es bueno que diseñen un hoja de ruta del proyecto, como base se puede adaptar un canvas de PDCA donde se diseñe el plan, quién va a hacer cada acto y cuándo (esto es fundamental), y una fase de chequeo para verificar que todos han cumplido con su parte, un canvas a modificar puede ser el de este enlace.

  • Evaluación del trabajo:

Para evaluar el trabajo en grupo es conveniente hacer una evaluación individual y otra grupal, para que todos los alumnos entiendan que deben participar. La mejor forma de hacerlo es mediante rúbricas claras y explicadas al inicio de la actividad o trabajo, y si es necesario la presentación del canvas de proyecto como vimos en otro post. Ya que de esta manera el alumno sabe en todo momento que producto final desea obtener el profesor y cómo lo evaluará.

  • Herramientas que facilitan el trabajo en grupo:

En algunos caso nuestros alumnos no son del mismo pueblo y realizar un trabajo puede tornarse complicado, sin embargo hoy existen fabulosas herramientas colaborativas como las Google Apps, que permiten trabajar sincronizados incluso desde diferentes puntos del planeta.

Distribución del alumnado.

Después de analizar estos elementos que podemos ver más detalladamente en el libro “Trabajo cooperativo en el aula” nos queda un aspecto clave, sobre el que mi compañero Alex me hacía pensar hace unos días debido a un estudio desarrollado por Google sobre trabajo en equipo, y es cómo distribuir los grupos para que el trabajo sea el mejor posible.

Como sabemos nuestros alumnos tienden a buscar a su amigos para hacer un trabajo en grupo, pero, ¿es esta la mejor combinación? La experiencia nos dice que en estos casos solemos obtener trabajos bastantes regulones y los amigos acaban peleados porque unos trabajan más que otros. Por tanto, quizá exista alguna forma de distribuir a los alumnos para optimizar el aprendizaje, esto mismo se planteó Google hace unos años con sus equipos de trabajo y diseño el “Proyecto Aristóteles” para dar solución a la pregunta de qué grupos son más efectivos a la hora de trabajar juntos.

Para ello desde 2012 invirtió dinero y un grupo de psicólogos, pedagogos y managers en estudiar a más de 180 equipos de trabajo, universidades como el MIT y Harvard se interesaron puntualmente por este proyecto.

Las conclusiones dadas a conocer no son muy amplias, pero seguro que si pudiésemos acceder al estudio completo serían más interesantes. En general se nos dice que los equipos donde todos los miembros están dispuestos a escuchar y participar y ponen el trabajo en equipo por encima de egos personales funcionan mejor. Además recalca el “ser agradable” (“be nice” en inglés) como una cualidad para trabajar mejor en equipo.

Mi problema, ¿cómo lo traduzco al ámbito escolar? Pues contradiciendo a muchos estudios parece que funcionan mejor los grupos homogéneos, donde todos tienen un mismo nivel de conocimientos y de capacidad de liderazgo, siempre que no se instaure un ambiente de competitividad dentro del grupo, después la evaluación se hará dentro de las posibilidades de cada grupo. En estos grupos donde la ideas son “igual de buenas” si se trabaja con respeto el crecimiento puede ser mayor.

El problema de los grupos heterogéneos es que se suele nombrar (fácticamente o no) un líder y esto hace que los individuos menos avanzados del grupo participen poco, pero en un grupo de iguales todos tienden a trabajar por igual. Como dicen algunos artículos, no han descubierto nada que no intuyésemos, pero por lo menos ahora se basa en un estudio fundamentado en la observación de grupos de trabajo.

¿Y la educación superior?

Alex además hacía hincapié en su conversación conmigo en que en la educación superior se trabaja poco en equipo, y esto hace que los alumnos que salen de la universidad no tengan la capacidad de trabajar en grupo fácilmente. Se supone que Bolonia venía a solucionar este problema con sus grupos pequeños y las tutorizaciones activas más a la americana. Sin embargo nos hemos quedado con lo que teníamos, reduciendo años de estudio y subiendo precios, muy español (y mucho español como diría algún político.)

La educación superior debería fomentar el trabajo en equipo, porque en la sociedad actual el trabajo en equipo en grupos multidisciplinares es prácticamente la única forma de trabajo, y como competencia debería trabajarse, y abandonar la etapa de quijotes solitarios que ha hecho que la educación española quede tan atrás.

Algo de webgrafía.

http://linkis.com/magnet.xataka.com/en/W8Sfb

http://www.gestiopolis.com/aula-como-escenario-para-trabajar-en-equipo/

http://revistarecursoshumanos.com/?p=1201

https://www.quora.com/What-were-the-key-findings-from-Googles-Project-Aristotle

http://qz.com/625870/after-years-of-intensive-analysis-google-discovers-the-key-to-good-teamwork-is-being-nice/

 

PD. La imagen pertenece a http://www.otromundoesposible.net

Vídeo

Actividad del día de Pi.

Uno de los motivos que me empujó a realizar este blog es que es muy difícil encontrar proyectos y actividades motivadoras o con nuevas tecnologías en la red, hay mucha instrucción de cómo realizarlas pero no vienen actividades concretas.

Aquí os presento la que hemos realizado con los segundos de ESO en el IES San Juan de la Cruz de Úbeda en la que han participado todos los cursos, se trata de un mural con 24 cartulinas donde se expone el número Pi con 70 decimales. Además en las cartulina se han entreverado citas matemáticas y poesías relacionadas con nuestro área o realizadas por matemáticos, además de problemas en verso, de esta manera se trabaja además de la competencia matemática (y competencias básicas en ciencia y tecnología) la competencia lingüística.

Una actividad divertida y quizá realizada con un poco de presión teniendo en cuenta que estamos en periodo de exámenes, pero que ha tenido un gran resultado como podéis ver en el video.

Os dejo además los tres textos que hemos trabajado con los cuartos de ESO (1, 2 y 3) y una de las poesías de los carteles…

 A LA DIVINA PROPORCIÓN

A ti, maravillosa disciplina,

media, extrema razón de la hermosura,

que claramente acata la clausura

viva en la malla de tu ley divina.

A ti, cárcel feliz de la retina,

áurea sección, celeste cuadratura.

Misteriosa fontana de mesura

que el Universo armónico origina.

A ti, mar de los sueños angulares,

flor de las cinco formas regulares,

dodecaedro azul, arco sonoro.

Luces por alas un compás ardiente.

Tu canto es una esfera transparente

A ti, divina proporción de oro.

Rafael Alberti

Actividad matemática para el día de Andalucía.

escudo-andalucia-mio

Uno de los problemas a los que se enfrenta un profesor de matemáticas en festividades como el día de Andalucía es qué actividades hacer, al hilo de la “exitosa actividad” del desayuno andaluz que nos brinda la Junta.

La actividad-tarea-proyecto consistirá en una serie de problemas abiertos que les permite realizar varios procesos cognitivos, como estimar, calcular, razonar,…

Se les pedirá a los alumnos que realicen un presupuesto para el desayuno andaluz. Para ello deben:

  • Investigar cuántos alumnos hay en el centro.
  • Calcular cuánto pan se necesita e investigar sobre su precio para realizar el presupuesto. Deben de prever la cantidad de celiacos que hay, para ello buscarán la estadística de celiacos en Andalucía o en España y realizarán una estimación de cuántos puede haber en el centro para presupuestar un pan especial para ellos.
  • Calcular cuánto aceite se necesita, para ello deben estimar cuánto aceite se usa en un desayuno e investigar sobre su precio, estudiar si varía en las diferentes cooperativas de su pueblo para realizar el presupuesto.
  • Calcular cuánto jamón se necesita, para ello deben estimar cuánto jamón van a poner en cada desayuno y decidir la calidad del mismo para calcular su precio.
  • Finalmente hay que envolver estos desayunos con plástico. Los alumnos deben estimar cuánto plástico se necesita para envolver cada desayuno y presupuestar cuántos rollos de plástico se necesitan.

La actividad se hará por parejas y el resultado debe plasmarse en una cartulina, donde además de presentar el resultado deben explicar sus estimaciones y detallar los datos de la investigación.

Para ello se les adjunta los canvas de proyecto y de PLE (personal learning environment) que están aquí enlazadas, además de la rúbrica.

Pues como veis esta actividad se puede adaptar, aunque tal y como está aquí presentada es apropiada para 6º de primaria y 1º o 2º de ESO, para cursos superiores se puede dificultar la tarea extendiéndola a todo el pueblo en lugar de limitarla al centro educativo.

 

Nota: La imagen pertenece a www.actiludis.com y los canvas han sido extraídos de conecta13.com. La rúbrica ha sido generada con rubistar.

 

El tetris y los poliminos.

Aunque mucha gente no lo sabe, el juego del tetris es un juego más antiguo que su versión arcade. El juego nace a primeros del siglo pasado en una colección de puzzles llamados poliminos, que son figuras formadas por varios cuadrados, en el caso de los tetrominos, son los poliminos formados por cuatro cuadrados, pudiendo formarse cinco tetrominos diferentes.

En el tetris estas piezas se seleccionan al azar y van cayendo en un plano de anchura definida donde debemos colocarlas con las opciones de movimiento fijadas, que son desplazamiento lateral y rotación de 90, 180 o 270 grados.

Sin embargo los tetrominos no son los únicos poliminos existentes, hoy vengo a traer una propuesta didáctica con pentominos o pentaminos, que son las figuras formadas por cinco cuadrados, existen 12 pentominos.

Con estas figuras podemos realizar por parejas un juego similar al tetris, estos tableros con anchura definida se venden en la web y la distribuidora más conocida en España es Cayro. Puedes comprar las piezas en cubetas y fabricarte tu tu propio tablero, lo que te permite añadir o quitar dificultad según el grupo de edad con el que se trabaje. Otra opción es la de formar figuras tal y como se hace con el tangram.  Una última opción también bastante divertida y que se puede trabajar con los más pequeños de la casa es la formación de letras o palabras con estas figuras, de manera que trabajamos a la vez la percepción geométrica, la orientación espacial y la competencia lingüística en tanto que estamos añadiendo vocabulario a los niños.

En fin, que este juego permite una infinidad de variantes que os animo a incluir en vuestras clases y/o en los juegos con vuestros hijos, sobrinos o conocidos en general. Para abrir boca dejó este enlace a una propuesta que me gustó mucho.

Nota: La imagen ha sido obtenida de http://www.diracdelta.co.uk/science/source/t/e/tetromino/source.html#.Vsq63vD2GrU